12 jun. 2015

En depósito

Anteayer, 10 de Junio de 2015, la otra pata del Proyecto Mauranus (Enrique Gutiérrez Cuenca, por si todavía hay algún despistado que no le conozca) depositó su tesis doctoral en la Universidad de Cantabria. El trabajo, que le ha llevado gran parte de su tiempo libre durante los últimos cinco años (conviene tener muy presente que Enrique tiene un trabajo completamente al margen de la arqueología, con horario de oficina y cinco días a la semana), se titula "Génesis y evolución del cementerio medieval en Cantabria" y ha sido dirigido por Carmen Díez Herrera, profesora de Historia Medieval de la UC (y quizá la única persona dentro de esa institución que se ha preocupado, pese a ser una historiadora "documentalista", de darle a la arqueología medieval la importancia que tiene y merece).

El autor y su "criatura", en una foto que he robado de un foro privado

En el momento de escribir esta entrada yo aún no he leído ni una sola línea de una obra que ha sido tan celosamente guardada como el "Necronomicón", pero tengo dos cosas, relacionadas con ella, que compartir con los lectores del blog. En primer lugar, una certeza: que hay un enorme trabajo detrás (y, conociendo al personaje, no existe ninguna posibilidad de que ese trabajo no haya sido otra cosa que dedicado, apasionado, brillante y, por supuesto, acertado). Y también la absoluta convicción de que estamos en un punto de inflexión para la historia de la arqueología medieval en Cantabria (la funeraria sobre todo, pero también el resto), ya que va a haber un antes y un después de la presentación y defensa de esta tesis (y, también por supuesto, de su publicación).


La tesis

Por mi parte, no hay mucho más que añadir. Que me alegro mucho (pero mucho, mucho, mucho) por él, aunque ahora tenga que tratarle de usted, porque sé lo que se lo ha currado y, por eso mismo, sé que se merece todo el reconocimiento posible y alguno más. Que también me alegro mucho por la arqueología medieval, reducida en Cantabria en las últimas décadas a casi la mínima expresión, pese al trabajo que algunos (no sólo nosotros, que quede claro) seguimos haciendo y cuya punta de lanza va a ser, a partir de ahora, la tesis de Enrique. Que, como no podía ser de otra forma, tengo unas ganazas enormes de leerla. Que va a ser un enorme placer compartir, a partir de Otoño, trabajos e investigaciones con todo un merecidísimo doctor. Y que su doctorado le sube un punto el nivel al Proyecto (y al blog).

Ahora, toca esperar hasta Octubre. 

3 comentarios:

  1. Enhorabuena!!! Supongo que publicaréis la fecha de la defensa de la tesis, para intentar asistir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Pedro. Si no estoy muy equivocado, será a principios de Octubre. En cualquier caso, informaré a su debido tiempo.

      Eliminar
  2. Sin duda, una obra de referencia para los estudios de arqueologia medieval, mi enhorabuena, dependiendo del dia y la hora, se procurara estar en la defensa.

    ResponderEliminar