6 mar. 2013

Tirando de la cadena

A veces, la búsqueda de paralelos para determinados objetos que aparecen en una excavación arqueológica puede conducir a resultados un tanto pintorescos. Sobre todo si el objeto es tan simple y tan poco característico en su morfología como el que nos ocupa. Hablamos, en esta ocasión, de la cadena de bronce formada por eslabones en forma de 8 de la cueva de Riocueva, recuperada durante la excavación de 2011. Apareció en el Sondeo 2, bajo la base de una vasija de cerámica. Para recuperar un aspecto similar al que tuvo en origen ha sido sometida a un largo y delicado proceso de restauración, llevado a cabo por Alfredo Prada (gracias, gracias, gracias...).

Eslabones de cadena en el momento del hallazgo

Cadena de Riocueva después de la restauración
El primer sitio en el que comenzamos a buscar objetos similares fue en las necrópolis de época visigoda. Las encontramos en Duratón y Carpio de Tajo. Lo único que nos aportó esa búsqueda fue la confirmación de que, efectivamente, en esta época se utilizaban cadenas de aleaciones de cobre con eslabones en forma de 8. Y poco más, porque hay pocas cadenas, están bastante fragmentadas y no queda muy claro para qué se utilizaron.

Fragmentos de cadenas de Duratón (Molinero, 1971) y Carpio de Tajo (Ripoll, 1993-1994)
Como no quedamos demasiado satisfechos con la parca información que aportaban los hallazgos de la península Ibérica, echamos un vistazo más allá de los Pirineos. En la Galia merovingia hay algunos ejemplos que ofrecen un poco más de información, como la cadena de cintura (chaîne de ceinture) de la necrópolis de Hérouvillette, asociada a un individuo de sexo probablemente femenino. En otros lugares del país vecino se conocen objetos similares relacionados con cinturones, usados con fines ornamentales o para colgar cosas, como los que aparecen en la necrópolis de Longpre-les-Amiens o en la necrópolis de Saint-Sauveur.

Cadena de cintura de Hérouvillette
Cadenas y otros objetos metálicos de Longpre-des-Amiens
Cadena de Saint-Sauveur
Sin embargo, en territorios más orientales las cadenas de bronce con eslabones en forma de 8 tuvieron una finalidad distinta en la Antigüedad Tardía y la temprana Edad Media. Nos quedamos con dos ejemplos singulares.

Este tipo de cadenas eran utilizadas para colgar una lámpara del tipo conocido como polykandela, como la que se reconstruye el estudio sobre el vidrio de Hippos/Sussita (Israel). Eran lámparas utilizadas en edificios distinguidos y muchas están relacionadas con iglesias y otros edificios de culto. Incluso algunas muy parecidas siguen iluminando las mezquitas del norte de África y Próximo Oriente. Como detalle significativo, las cadenas se unen para colgar del techo con un gancho mayor. Y en Riocueva tenemos un gancho de este tipo... aunque nos faltan otras piezas y se nos hace un poco cuesta arriba pensar que hayan colgado en la cueva una lámpara de este tipo.

Reconstrucción de una polykandela de Hippos/Sussita (Israel) 
Lámparas colgando de cadenas en la mezquita del sultán Hassan, El Cairo (Egipto)
El otro ejemplo, bastante curioso, es un amuleto ávaro de la tumba 192 de Várpalota-Unió Homokbánya (Hungría), datado en el siglo VIII. Cuelga de una cadena similar a la de Riocueva. Aunque no podemos descartar que los muertos depositados en la cueva estuviesen acompañados con algún tipo de amuleto, no parece probable que fuese tan "aparatoso" como el que portaba este ávaro.

Amuleto ávaro de Várpalota-Unió-Homokbánya (Hungría)
¿Con qué interpretación nos quedamos? Lo razonable es suponer que la cadena tenga que ver con algún elemento del atuendo, ya sea colgando del cinturón para sujetar otro objeto (un cuchillo, quizá) o simplemente como adorno. Sin embargo, "tirar de la cadena" nos ha mostrado que las posibilidades son muchas y que se tienen que tener en cuenta otros datos sobre el contexto del hallazgo para poder relacionar forma y función de cada objeto. Y, como todavía no estamos del todo convencidos de para qué sirvió la cadena, aceptamos sugerencias...


4 comentarios:

  1. Pues a mí, teniendo en cuenta que en un extremo tenía enganchado algo vagamente plano (estaba roto y no se veía muy bien qué forma tenía), a la que más me recuerda es a la de Saint-Sauveur (y al "colgante" de la izquierda en la ilustración). Y por cierto: qué gran labor hizo la persona que la excavó...

    ResponderEliminar
  2. yo encontré una en una excavación si alguien pudiera ponerse en contacto para saber mas acerca del tema, lo agradeceré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dany. Deja un contacto y hablamos

      Eliminar
    2. hola josé este es mi correo danielmella.prevencion@gmail.com, gracias por responder.

      Eliminar