28 mar. 2012

¡Qué suerte, son prehistóricos!

Respiré aliviado el día que llegó el resultado de la datación de Carbono 14 de la cueva de Peñarrobra ¡2000 a. de C.! ¡Edad del Bronce! Con la inspección superficial, para mí, había sido suficiente... Aunque habíamos subido hasta allí seducidos por el hallazgo de una vasija medieval que publicó R. Bohigas, de la que nunca más se supo, y por la ausencia de ajuares prehistóricos asociados a los restos humanos, el aspecto que presentaba el yacimiento era el propio de una cueva sepulcral de la Prehistoria Reciente. Y la datación radiocarbónica lo confirmó.

Descansando de la "subidita" en la boca de Peñarrobra

Zona central de la cueva, con la cata los Camineros de la Diputación (ca. 1950) en primer plano

Al menos por ahora, mientras nuestro interés siga centrado en el estudio de la Antigüedad Tardía y de la Edad Media, no iba a tener que volver a subir... Y es que la subida se las trae. No es un ascenso al Everest, lo sé, pero a mí me lo pareció. He de reconocer que el espectáculo que se contempla en el interior de la cueva es impresionante. Sobre todo para alguien que tenga debilidad por la arqueología funeraria, como es el caso. Ver cientos de huesos tapizando el suelo de una cueva, tan bien conservados, no es algo habitual. Con las "cabezas" (epífiisis) intactas, cosas rara. Aquí los tejones, por una vez, no se han dado un festín. Si yo fuese un tejón, tampoco subiría hasta ahí arriba...

Concentraciones de huesos humanos al fondo del vestíbulo
Detalle del cúmulo de la parte derecha de la foto anterior

He de reconocer, sin embargo, que si estuviese en un lugar más accesible no me importaría hincarle el diente. Sin sacar ni un gramo de tierra, a tienes un montón de huesos para documentar, es una ventaja. Además, deja algunos interrogantes interesantes, sobre todo porque hay cientos de huesos (en la cueva y empaquetados en cajas en el MUPAC) pero eso es lo único que aparece. Ni rastro de cerámica, ni de industria lítica, ni de industria ósea, ni de objetos metálicos... algo similar a lo que sucede en la cueva de Nardakoste IV (Guipúzcoa).

"Ídolo" de Peñarrobra
Bueno, sí se recogió tiempo atrás un objeto en la cueva que supuestamente tiene relación con el contexto funerario, el "ídolo" de Peñarrobra, expuesto hasta hace no mucho en las vitrinas del MUPAC. Descrito como un “extraño ídolo realizado en un hueso de bóvido” por E. Muñoz y C. San Miguel en la Carta Arqueológica de Cantabria (1987), no se me ocurre mucho más que añadir, salvo que no conozco ninguna pieza semejante. Será que tampoco he buscado mucho ¿alguien me ayuda?. Me mata la curiosidad.




2 comentarios:

  1. Helena Paredes28 mar. 2012 12:08:00

    La subida será durisima, pero yo me muero por ir!!! Concretamente por hacer un plano de dispersión de la superficie

    ResponderEliminar
  2. Habrá que pedir permiso y todo eso. Y encontrar un hueco, que va a ser más difícil... Pero yo me comprometo a subir contigo (y será la tercera vez). A lo del plano ya no sé si sumarme, la verdad. Y por cierto y para añadir algo al tema puramente arqueológico, cuando subí la primera vez, durante el seguimiento de la carretera de Fuentelasvaras, vi cerámica prehistórica muy arriba, cerca ya de la cueva y a la altura, más o menos, de dos grandes abrigos de roca pelada que quedan un poco al oeste. A lo mejor esta gente no vivía muy lejos de donde enterraba a sus muertos.

    ResponderEliminar