9 mar. 2012

Instrumentos textiles tardoantiguos y altomedievales: fusayola decorada de la cueva de Las Penas

La fusayola, volandera o contrapeso de huso es, posiblemente, el objeto relacionado con la actividad textil que tiene mayor visibilidad en el registro arqueológico. Aparecen desde la Prehistoria Reciente hasta la Edad Media y pueden estar fabricadas en arcilla cocida, piedra, hueso, metal, etc.

Los ejemplares de época tardoantigua y altomedieval que se conocen actualmente en Cantabria proceden en su mayoría de cuevas. Es el caso de la fusayola decorada de la cueva de Las Penas (Piélagos, Cantabria) que protagoniza esta entrada. Es uno de los diversos objetos relacionados con la actividad textil que acompañaban a las sepulturas de comienzos del siglo VIII d. de C. documentadas en esta cueva.
 
Fusayola decorada de la cueva de Las Penas (Dibujo: A. Serna)
La fusayola es de piedra arenisca de grano fino y tiene 37 mm de diámetro y 18 mm de grosor, con una perforación en el centro de 10 mm de diámetro. Presenta decoración tanto en el canto como en una de las caras. En el canto una doble línea incisa recorre todo el perímetro, cortada a intervalos por trazos perpendiculares, formando un motivo de “alambre de espino”. Una de las caras presenta un motivo decorativo similar, compuesto por una línea que rodea la perforación central, cortada por 17 trazos perpendiculares.
Fusayolas de las islas Orcadas (Escocia)
Cuenta con algunos paralelos formales muy próximos, fabricados con el mismo material y decorados de un modo muy similar. La más parecida el broch de Burrian, en las islas Orcadas (Escocia), descrita como “ogham like” por su parecido con otro ejemplar que lleva una inscripción en alfabeto Ogam, empleado en Irlanda y Escocia durante la Alta Edad Media. La fusayola con inscripción ogámica procede también de las islas Orcadas, del yacimiento de Buckquoy, y en este caso sí se ha podido comprobar fehacientemente que porta una inscripción realizada empleando ese alfabeto. 
Fusayola decorada del Museo de León
Por fortuna, la de la cueva de Las Penas no es la única fusayola con este tipo de decoración que conocemos en el norte de la península Ibérica. En el Museo de León se expone otra con un motivo grabado muy similar.

¿Es una inscripción en ogam lo que aparece en la fusayola de la cueva de Las Penas? Probablemente no. Desde nuestro punto de vista, es posible que este tipo de grabado imite a las inscripciones ogam y que quien la ejecutó ni siquiera supiese que estaba imitando un sistema de escritura. Eso supondría, no obstante, algún tipo de contacto entre las Islas Británicas y el norte de la península Ibérica en la Antigüedad Tardía que convendría sustentar en un mayor número de evidencias. Una opinión mucho más conservadora y menos sugerente explicaría la similitud entre la escritura ogam y el motivo de la fusayola de Las Penas como una "convergencia formal", pura casualidad. El debate queda abierto.

Esta singular fusayola decorada ha sido recogida en el artículo Instrumentos relacionados con la actividad textil de época tardoantigua y altomedieval en Cantabria, publicado en el número 61 de la revista Munibe.

1 comentario:

  1. Aquí están... ya llegaron... con todos ustedes... (tachán tachán)....... ¡LOS TONTOS DEL OGHAM! jajojajota

    Alguna vez tenía que pasar, ¿no?

    ResponderEliminar